domingo, 27 de marzo de 2016

Invisible

A veces me gustaría ser invisible.
No solo porque en ocasiones el mundo me parezca un lugar demasiado frío.
En ocasiones me gustaría convertirme en una narradora omnisciente para ver lo que ocurre desde un rincón oculto.

Observaría lo que hacen las chicas perfectamente maquilladas que veo en el transporte público a diario de vuelta a casa. Descubriría su aspecto real tras todas las capas bajo las que se ocultan.

Si pudiera, perseguiría en silencio a aquellos que no paran de hablar por teléfono o a los que leen en tranquilo silencio. Observaría sus bibliotecas y conservaría sus títulos en mi memoria, preguntándome si merecen ser leídos.

A los políticos y a los famosos, sin embargo, los dejaría en paz, pues ya los tenemos suficientemente vistos. Me centraría en quien me encuentro en las calles, en las personas anónimas cuya vida nadie conoce y reflexionaría, porque nadie puede volverse invisible todos los días.

2 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, estaría genial ser invisible durante unos momentos :)
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias!

    La verdad es que sería curioso ^^

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?