lunes, 30 de noviembre de 2015

Sensaciones

Escucho el eco de mis pasos, es el único sonido que se oye en este lugar desierto. Los tacones de mis botas resuenan de modo continuo, como si siguieran algún ritmo marcado de antemano. Un pie y luego otro, una, dos, tres y hasta cuatro veces, y de pronto, silencio. Pero dura muy poco, porque enseguida le sigue una respiración que finalmente sale al exterior tras haberla contenido. 

Dedos que buscan hasta dar con lo que necesitan, manos que aprietan con fuerza el tesoro deseado. Brazos que acunan, nariz que aspira este aroma tan peculiar y labios que sonríen. Al fin lo he encontrado, al fin es mío ¿El amor verdadero? Huele a papel y cuenta una historia, ¿quizás la mía?

3 comentarios:

¿Qué te ha parecido?