miércoles, 20 de abril de 2016

Sueño, La Biblioteca Secreta y Asalto a las Panaderías (Haruki Murakami)

FICHA TÉCNICA

Título Original: Nemuri

Autor/Autora: Haruki Murakami

Ilustraciones: Kat Menschik

Editorial: Libros del Zorro Rojo

Sinopsis: Su vida gira alrededor de la rutina: el cuidado de su casa, de su marido y de su hijo. Una noche, tal como ya le había ocurrido en sus años universitarios, es incapaz de dormir. Hoy, ya lleva diecisiete días sin dormir. En la oscuridad de su casa, ha comenzado a disfrutar de una segunda vida: redescubre la literatura, consigue huir de la cotidianeidad y descubre la alegría de vivir. Pero poco a poco su sensación del tiempo se desvanece y la liberación se torna en una desconexión con la realidad y un deterioro de su consciencia que nadie parece percibir (http://www.casadellibro.com)

OPINIÓN PERSONAL

El relato Sueño (Nemuri) escrito por Haruki Murakami e ilustrado por Kat Menschik es una pequeña obra de arte. Quizás tenga el juicio completamente nublado al tratarse de uno de mis autores predilectos, pero no puedo evitarlo.

He decidido que esta vez empezará hablándoos de Kate Menschik, una ilustradora alemana que se ha ganado mi respeto al ponerle imagen a las palabras del maestro Murakami. Menschik estudió diseño comunicacional en Berlín y París y ha trabajado en diversas revistas. Además fundó con su colega Jan Hülpüsch la editorial Millionen y la legendaria revista de cómics A.O.C.

Es una notable ilustradora de libros, donde destacan el propio Sueño, Asalto a Panaderías y La Biblioteca Secreta. En el relato de Murakami, podemos ver que su trabajo es realista, pero a la vez onírico, icónico, pues mezcla lo real con lo soñado, lo orgánico con lo onírico. Con tan solo dos colores (azul y blanco) nos hace imbuirnos de Murakami con una gran facilidad.

Sobre la historia, es muy Murakami, tan simbólica como siempre y con esa capacidad de convertir lo extraño en habitual y lo diario en algo oscuro y siniestro. Cuando la protagonista (agradezco que sea una mujer, pues no es lo habitual, al menos en obras de esta autor) deja de dormir se da cuenta que existe un mundo que no conocía y que las cosas que habitualmente le daban tranquilidad ahora le producen rechazo.

Un relato un poco angustioso, pero de lectura reflexiva y llena de matices, una pequeña joya para los que ya consideramos a Murakami un mito.

Nota: 8,5. “Nuevos momentos de reflexión junto al imprescindible Haruki Murakami”.

FICHA TÉCNICA

Título Original: Fushigina Toshokan 

Autor/Autora: Haruki Murakami

Ilustraciones: Kat Menschik

Editorial: Libros del Zorro Rojo

Sinopsis: Murakami construye a través de su habitual estilo una historia sutil acompañada por las turbadoras ilustraciones de Kat Menschik. El muchacho, en apariencia, solo quiere devolver dos libros y rebuscar un poco entre las estanterías. Pero en la sala de lectura se topa con el extraño bibliotecario, un anciano furibundo que lo introduce en el laberinto de la biblioteca y allí, lo encierra. Una pesadilla kafkiana y al mismo tiempo una sensible historia sobre la pérdida y la soledad. (http://www.casadellibro.com)

OPINIÓN PERSONAL

Más Haruki Murakami señores y en este caso debo quitarme nuevamente el sombrero ante el fascinante autor japonés. No solo por él, sino también por la ilustradora alemana Kate Menschik, que ya había trabajado anteriormente en obras de Murakami y que repite éxito porque el tandem que crean estos dos artistas es sencillamente impresionante. Una obra de arte. 

En esta ocasión nos encontramos con una historia y unas ilustraciones bastante oscuras, con un tono más siniestro que el relato Sueño, pero aproximadamente de la misma calidad. Murakami vuelve a sorprender con su estilo simbólico, atrayente y lleno de sombras, de oscuridad dentro de la propia oscuridad. Su unión con Menschik consigue una historia completa y rotunda. Ella es capaz de crear una historia propia con sus ilustraciones enigmáticas y cargadas de misterio. Además consigue que la angustia que vive el protagonista sea capaz de golpear a los lectores casi con violencia. 

De modo general, y sin meternos en detalles para evitar los odiosos spoilers, os diré que se trata de una historia triste y angustiosa con un final doloroso aunque con un mensaje de vida muy claro: las cosas nunca salen como uno quiere y, por supuesto, la vida no es de color de rosa. Hay gente que aún no lo ha aprendido y es una oportunidad tan buena como cualquier otra para recordarlo de nuevo.

Yo creo que La Biblioteca Secreta es, a su propio modo, una historia bella y cargada de sentimientos. Aunque no es sencillo encontrar todo esto, pues hay que mirar detrás de la realidad evidente, vaciar los sentidos y centrarse en ella. Poner interés y esfuerzo.

Estas pequeñas historias de Murakami son un soplo de aire fresco y hacen que nos demos cuenta de la capacidad narrativa del autor, que no solo tiene capacidad para la novela sino también para los relatos. Ensayos también tiene algunos muy interesantes, como De qué hablo cuando hablo de correr. Lo único que puedo hacer yo, como fan absoluta que me considero, es recomendaros toda su obra. 

Nota: 8. “Siniestro, inquietante, Murakamiano”.


FICHA TÉCNICA

Título Original: Pan´ya o osou y Futabai pan´ya o osou (Asaltar la panadería y Asaltar de nuevo la panadería)

Autor/Autora: Haruki Murakami

Ilustraciones: Kat Menschik

Editorial: Libros del Zorro Rojo

Sinopsis: Una noche, muy tarde, acosada por un repentino ataque de hambre, una pareja que apenas ha empezado a convivir y casino tiene comida en casa decide salir a buscar un restaurante abierto donde poder saciarse. El hombre confiesa a su compañera que ya ha sufrido otro episodio similar en el pasado, resuelto con el asalto a una panadería, donde él y un amigo de la época pudieron comer pan hasta hartarse a cambio de recibir una imprecisa maldición y escuchar sin ganas la música preferida del panadero, fanático de Wagner. Desaforada, la pareja cede a la presión del hambre y sale a la noche de Tokio armada con una vieja escopeta, buscando el olor a pan. (http://www.casadellibro.com)

OPINIÓN PERSONAL

Vuelve Haruki Murakami tan auténtico como siempre en esta ocasión con los relatos Asaltar la panadería y Asaltar de nuevo la panadería que se aglutinan dentro del libro Asalto a las Panderías. En esta ocasión nos encontramos con un relato muy a tono con los dos anteriores pero, desde mi punto de vista, un poco menos atrayente.

Aunque el relato cuenta con similitudes con Sueño y con La biblioteca Secreta la idea de atracar una panadería no me parece ni por asomo tan atractiva como una mujer que ha dejado de dormir, por tanto de soñar, o o de una biblioteca en la que retienen a personas en contra de su voluntad. No es que las ideas en sí sean divertidas, pero me llaman mucho más la atención.

En cualquier caso, Murakami repite en este caso la oscuridad de los dos anteriores, así como el doble sentido y los simbolismos, todo muy arraigado en el escritor japonés. Podría decirse que esta historia tiene todo su estilo, pero al tratarse de un relato acaba haciéndose corto y te deja con ganas de más, como si la historia no hubiera terminado del todo. 

En este tercer volumen de Libros del Zorro Rojo el principal protagonista es la maldad. No hay ninguna duda de ello. La historia parece querer decir que llegado el caso (parece según el relato de Murakami) cualquier persona, incluso a quien creemos conocer como a nosotros mismos, hará cualquier cosa por conseguir sus propósitos. Un mensaje siniestro pero que, por desgracia, se repite una y otra vez en la vida.

Por su parte, las ilustraciones de Kat Menschik vuelven a dejar sin palabras con su estilo oscuro y lleno de recovecos. Es toda una delicia admirar sus ilustraciones, al igual que leer al maestro Murakami. Me ha gustado bastante leer este relato y quedo a la espera del próximo volumen. Lo leeré con el mismo interés de siempre. 

Nota: 7,5 “Simbólico, muy del estilo de Murakami”.


2 comentarios:

  1. Formo parte de la iniciativa Seamos Seguidores.
    Ya te sigo!
    Mi blog es: http://mundos-de-pluma-y-papel.blogspot.com.es/
    Un saludo ^^

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?