miércoles, 8 de junio de 2016

Brújulas que buscan sonrisas perdidas (Albert Espinosa)


FICHA TÉCNICA 

Título: Brújulas que buscan sonrisas perdidas 

Autor: Albert Espinosa 

Editorial: Grijalbo 

Sinopsis: “Nunca dejaré de buscar mi archipiélago de sinceridad... ¿Quieres formar parte de él? Jamás nos mentiremos... Escúchame bien, eso implica algo más que ser sincero... En este mundo mucha gente es falsa... Las mentiras te rodean... Saber que existe un archipiélago de personas que siempre te dirán la verdad vale mucho... Quiero que formes parte de mi archipiélago de sinceridad... Saber que puedes confiar en la otra persona, que nunca te mentirá, que siempre te dirá la verdad cuando selo pidas, no tiene precio... Te hace sentir fuerte, muy poderoso... Y es que la verdad mueve mundos... La verdad te hace sentir feliz... La verdad creo que es lo único que importa..” (http://www.casadellibro.com).


OPINIÓN PERSONAL

Albert Espinosa es un escritor que me gusta bastante y este es el tercer libro que tengo el placer de leer de él, aunque no ha sido el que más me ha llenado, a decir verdad. Quizás se deba a que (desde mi punto de vista) es mucho más triste que Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven o Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo y trata un tema que es espinosa para mí: la enfermedad y muerte de un padre.

A pesar de ello, creo que el libro tiene la misma esencia que los otros, esa magia que te atrapa desde ese primer momento, ese canto final a la esperanza, a la capacidad de levantarte una y otra vez a pesar del sufrimiento, del dolor y de la pena. El libro en sí, sin dudas, es triste, pero te lo cuentan de un modo bonito, esa es la capacidad de Espinosa.

El protagonista de la historia, como suele ocurrir en los libros de Albert Espinosa, es un hombre con una familia desestructurada donde han ocurrido muchas desgracias y que (por petición de su madre en el lecho de muerte) debe cuidar de su padre en sus últimos días. Viudo y con dos hijas mellizas, nuestro protagonista tiene que superar su odio y dar un paso hasta su progenitor, enfermo de cáncer y alzheimer. La superación de este muchacho, así como el perdón que es capaz de dispensar o su propio compromiso, lo convierten en alguien muy válido, al menos a mis ojos. 

Las palabras mágicas, además de la historia que aunque es triste tiene muchísimo carisma, convierten este libro en una lectura imprescindible para los fans del autor. Por mi parte, creo que aún tardaré un poco en leer El Mundo amarillo, que aún no ha caído en mis manos, creo que tengo que recuperarme de este repunte de tristeza final que me ha dejado la lectura. (Cuando hice esta reseña no me había leído El Mundo amarillo, pero ya tenéis aquí la reseña)

Nota: “7, más triste que los otros títulos que he leído del autor, aunque auténtico”.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! ¿Qué tal? vengo de la iniciativa Seamos seguidores y ya te he seguido ^^¿Lo haces devuelta? .

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?