jueves, 12 de abril de 2018

Ciudad Fortuna II: Trébol de madera (David F. Cañaveral)


Autor: David F. Cañaveral 

Editorial: Autoeditado 

Sinopsis: Trébol de madera, el segundo volumen de la serie, transcurre en el verano de 2014, más de siete meses después de los hechos del libro anterior. Alexander Berkel debe huir de la justicia, ya que se le acusa de dos asesinatos que él no cometió. Mientras se esconde y llora la muerte de su amada, intenta aclarar su inocencia y resolver los misterios de su identidad. Irene Berkel, Luka Miller y un pequeño grupo de aliados se unen a su causa. Entretanto, las intrigas continúan y se complican en la Organización Heptágono, ahora que Ricardo Varone y Selena Myers han tomado el mando. Joseph Klausmann, el tío de Vera Klausmann, retoma los experimentos en torno al «azafrán». Y un sueño especial conduce a Alexander hasta la resolución de importantes misterios. (davidfcanaveral.es

OPINIÓN PERSONAL 

Aunque, al menos hasta el momento, Dados de Cristal es mi obra favorita de David F. Cañaveral debo reconocer que Trébol de Madera nos da cosas diferentes aunque no por ello negativas. Por ejemplo, nos ofrece la oportunidad de conocer un poco más tanto a Alexander Berkel como al resto de personajes que conforman el universo de Cuidad Fortuna. En esta segunda entrega, por otro lado, vemos este lugar de una manera más oscura y cercana, siendo que somos un habitante más de ella. 

Dicho esto, de la trama señalaré que es sencilla pero con un impresionante giro final que te deja, simple y llanamente, con la boca abierta. Los cabos sueltos empiezan a converger y creo que hablo en nombre de todos los que seguimos al autor madrileño al esperar ansiosamente el desenlace de esta historia tan especial. 

En cuanto a los personajes, siguen siendo de gran calidad, sobre todo el peculiar protagonista de esta historia. Algo que me gusta mucho de Alexander, Selena, Mika o Ricardo (por mencionar a algunos) sean personas reales, con sus luces y sus sombras. Son seres que precisan respuestas para seguir adelante. A pesar de que más de uno se me haya atragantado, considero que mantienen el nivel del primer volumen. 

Sobre el estilo de F. Cañaveral, volvemos a encontrarnos con una pluma detallista, aunque comprensible y fácil de seguir. Como en Dados de Cristal, en ocasiones peca de usar según qué términos (como la palabra silente que se repite en ocasiones). Una cosa que me hubiera gustado (David tiene capacidad de sobra para hacerlo) es que en lugar de contar las cosas nos las mostrara. A pesar de todo ello es una lectura interesante y que te deja pegado a las páginas. 

Nota: 7,5, una segunda parte bastante conseguida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?