jueves, 20 de septiembre de 2018

El último pasajero (Manel Loureiro


Sinopsis: un enigma oculto durante más de setenta años. Un barco lleno de misterios. No te podrás bajar… aunque quieras. Agosto de 1939. Un enorme trasatlántico llamado Valkirie aparece flotando a la deriva en el Océano Atlántico. Un viejo buque de transporte lo encuentra por azar y lo remolca a puerto, tras descubrir que en ese barco tan solo queda un bebé de pocos meses…. y algo más que nadie es capaz de identificar. Setenta años después, un esquivo hombre de negocios decide ponerlo de nuevo sobre el agua y repetir, paso por paso, el último viaje del Valkirie. A bordo de él y atrapada en una realidad angustiosa y contrarreloj, la periodista Kate Killroy descubrirá que solo su inteligencia y su capacidad de amar podrán evitar que la nave se cobre de nuevo su siniestro precio en este viaje. Un trasatlántico a la deriva en medio del Atlántico Norte, unos misteriosos acontecimientos, ni un solo tripulante ni viajero. (http://www.casadellibro.com

Impresiones: no suelo leer libros de terror (más allá de lo sobrenatural tipo vampiros y hombres lobo), de manera que esta ha sido una experiencia relativamente nueva para mí. Aunque tilden el relato de «novela negra» es horror en estado puro, lo que lo convierte en un libro bastante entretenido y evocador que juega con la mente de muchos de sus personajes de un modo retorcido y tenebroso. 

El autor ha tenido la capacidad de conseguir un ambiente oscuro y agónico que es lo que, precisamente, se busca en una novela de este estilo. Además, quiero recalcar también que Manel Loureiro tiene un estilo fresco y directo y ha sabido otorgarle a su historia un enorme halo de misterio. Además, cuenta con personajes interesantes, como Harold Carter, que es uno de mis favoritos o Richard Moore, un tipo de armas tomar. 

A pesar de todas estas cosas positivas, he de reconocer que tampoco ofrece el libro nada nuevo. Es una lectura veraniega razonable y que engancha, aunque tiene varios puntos discutibles, como por ejemplo que existen sucesos que ocurren de un modo previsible y otros que parecen no tener sentidos y ser completamente aleatorios. 

Sin entrar en demasiados detalles, ya sabéis que no me gusta demasiado hacerlo, os diré que hay dos escenas concretas que no tienen ninguna razón de ser y que no pegan con el tono general del libro. Se trata de dos escenas sexuales tremendamente explícitas que parecen metidas con calzador. Teniendo en cuenta que la historia habla de un misterio dentro de un buque y de la presencia de algo oscuro, me parece una incoherencia bastante grande a tener en cuenta, la verdad. 

Nota: 6,5. Entretenido, aunque tampoco deja huella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?