sábado, 27 de octubre de 2018

Lágrimas

Nunca me ha gustado oír que llamen a alguien llorón o llorona. No es que considere que ser una persona sensible sea algo negativo. Yo misma lo soy. En ocasiones más de lo que me gustaría. Lo que realmente me molesta es el carácter peyorativo que siempre se le ha dado al adjetivo. Como si los seres humanos no tuviéramos la necesidad de mostrarnos vulnerables. Como si estuviera mal hacerlo.  

La sociedad nos enseña que tenemos que ser fuertes, mirar adelante y dejar el pasado atrás. Sin embargo, me es imposible dejar de pensar en lo reparadoras que son unas buenas lágrimas. ¿Por qué, entonces, reprimirlas? No deberíamos hacerlo. Ni por el qué dirán ni por vergüenza de nosotros mismo. Cuando nos ocurre algo, ya sea bueno o malo, tendemos a reaccionar y a veces lo hacemos aguando nuestra mirada. 

Hace unos días tuve una experiencia algo amarga y me permití a mí misma unas lágrimas. Un momento de desahogo y de renovación. Después de haberlo hecho me sentí mucho más serena, con fuerzas para seguir adelante y darlo todo. Fueron una ayuda, no un lastre. 

Sé que en ocasiones se llora por tristeza y es necesario hacerlo, hay que lavar las penas de alguna manera. Otras, por alegría o felicidad. ¿De verdad es algo tan sumamente incomprensible, tenemos qué censurarlo? Creedme cuando os digo que que antes de juzgar deberíamos intentar mostrarnos empáticos con los que nos rodean. La vida sería mucho mejor. 

1 comentario:

  1. Hola, quería decirte que te he nominado para el Book-Tag: Liebster Awards. Solo debes seguir los puntos escritos en el post. Es decir, seguir mi blog, contestar mis preguntas y Nominar a once blogs más. Esta es la dirección.
    https://judesty.blogspot.com/2018/10/book-tag-liebster-awards.html
    Ojalá te guste y que sigamos apoyándonos entre nosotros con comentarios y aportes. Agradecería que respondas si vas a hacerlo o no. Saludos

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?