lunes, 23 de mayo de 2016

La vida, el universo y todo lo demás (Douglas Adams)


Título original: Life, the Universe and Everything 

Autor: Douglas Adams

Editorial: Anagrama

Sinopsis: En La vida, el universo y todo lo demás prosiguen las cósmicas y cómicas aventuras iniciadas en La Guía del autoestopista galáctico y El restaurante del fin del mundo, la universalmente aclamada «trilogía en cinco partes», cuyos volúmenes (no nos cansaremos de repetirlo) pueden leerse de forma independiente, y que tuvo su continuación en Hasta luego, y gracias por el pescado e Informe sobre la Tierra: fundamentalmente inofensiva. En este libro encontramos a intrépidos y conocidos personajes: Arthur Dent, el único humano que sobrevivió a la demolición de la tierra; Marvin, el androide paranoide, el más depresivo robot de la historia de la literatura; Zaphod Debleebrox, antiguo Presidente de la Galaxia y un tipo muy presentable, a quien le ocurre tener dos cabezas. (http://www.casadellibro.com)

OPINIÓN PERSONAL

Volver al universo de La guía del autoestopista galáctico siempre es salir un poco de la rutina (literaria) y echarse unas risas, aunque también tengo que reconocer que la saga empieza a ser un poco repetitiva. En cualquier caso, sigue siendo tan graciosa como siempre, no solo por su surrealismo o porque dentro de lo loco que es todo es un mundo coherente. Me gusta por Arthur Dent.

Arthur no deja de ser un “simple humano” como le recuerdan casi todos a su alrededor una y otra vez, sin embargo es muy divertido. No solo es un poco cobarde y se entera de la misa la mitad, sino que es entrañable y es capaz de ejercer de nexo de unión entre todo lo demás.

Poner a Arthur en esta posición no significa que los demás sean aburridos, de hecho no están mal, lo mismo que la historia que sigue estando escrita de un modo bastante sencillo. Es muy entretenida. Sin embargo, nada de esto tendría sentido sin Dent, su bata, sus zapatillas y su enorme necesidad de beber un té decente.

Lo que he agradecido mucho es que Marvin solo aparezca de pasada, porque este robot paranoide es absolutamente cansino y quita parte del encanto a la historia. Hay que reconocer que Zaphod Debleebrox es bastante egoísta y solo le importa la fiesta, sin embargo es capaz de ofrecer algo más que el insoportable de Marvin. Hablando de otros personajes, Trillian ha adquirido cierto protagonismo y esto es algo que me ha gustado bastante, la verdad, y Ford Prefect sigue a lo suyo.

Nota: 6,5 “Divertida, aunque un tanto repetitiva”.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! No conocía esta saga para nada, Selene. A veces se vuelven repetitivas, sí. Eso es lo malo. Quizás me anime a leerla, porque este género lo tengo un poco abandonado y no me vendría nada mal retomarlo :)

    Así que muchísimas gracias por la entrada y por mostrarnos tu opinión ! Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Es tremendamente divertida, María Ángeles, yo te recomiendo la sagfa :)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?