miércoles, 27 de septiembre de 2017

Cómplices de nuestros anhelos

La chica abrió los ojos. Le costó lo suyo hacerlo, pues era como si las pestañas se le hubieran convertido en plomo y los párpados en puro diamante. Cuando lo consiguió se sentó en la cama, confusa. La oscuridad era total, tan solo rota por dos líneas amarillas que brillaban en la mesilla de noche. Se trataba de su despertador, aquel odioso aparato que la anclaba a las responsabilidades.

Observó el artilugio y comprendió que eran las seis de la mañana. Demasiado temprano, o demasiado tarde, porque se había acostado hacía tres escasas horas. O eso recordaba. Le dolía la cabeza, como si dos diminutos taladros trabajasen a pleno rendimiento en sus sienes. Se las masajeó pero fue inútil. No debería haberse bebido todo aquel whisky.


A tientas se puso de pie y corrió al baño, donde se enjuagó la cara y el interior de la boca, notando un agrio sabor en la lengua. Al menos no sentía deseos de vomitar. A nadie le gusta pasar el domingo antes de regresar al trabajo tras las vacaciones sin poder apartarse del inodoro. Se observó en el espejo, tenía ojeras, el cabello revuelto y un arañazo en el brazo. Recuerdo de una caída de la noche anterior, que fue reconstruyendo poco a poco en su cabeza.

De pronto sus ojos se abrieron algo más de lo habitual y se llevó una mano a los labios. El golpe había sido el preámbulo de algo más. Desnuda como estaba, justo entonces se percató de ello, regresó a la alcoba y encendió la luz de un manotazo: había alguien más en su cama que se quejaba con voz ronca. Intentó decirle algo, pero fue incapaz. ¿Con qué derecho podía echar de su casa a alguien a quien había invitado a pasar la noche?

Tuvo deseos de echarse a llorar, pero entonces oyó su nombre en la voz del hombre que ahora la miraba. De la lágrima a la carcajada en un segundo. De la euforia a la serenidad, ¿tal vez a la felicidad?, en un abrir y cerrar de ojos. Porque el tipo que la miraba desde el lecho que habían compartido la noche anterior no era sino el muchacho del que llevaba enamorada prácticamente toda su vida.

Sí, a veces los sueños acaban por cumplirse y las casualidades o tal vez el destino pueden convertirse en cómplices de nuestros anhelos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?